Skip links

Conozca a dos de los abogados Low-Bono de ELAP

En octubre, ELAP lanzó un nuevo programa para ampliar el acceso a la asistencia legal civil para las personas en el condado de King. Gracias a la subvención de la Ley CARES, ELAP pudo poner en contacto a abogados locales con personas que necesitaban asesoramiento o recursos legales. Los abogados del programa cobran una tarifa baja por hora, que estaba cubierta por la subvención, y el servicio es gratuito para las personas que buscan ayuda. Este programa atendió a 61 personas en solo dos meses.  Preguntamos Elena Yager y Jessica Lewis sobre su experiencia trabajando en este programa para ELAP:

¿Por qué decidió trabajar con ELAP como abogado de bajo bono?
Primero, nos apasiona brindar servicios legales asequibles de calidad. Dirigimos una organización sin fines de lucro que trabaja con personas de ingresos bajos a moderados, por lo que cuando surgió la oportunidad de expandir nuestro alcance y ayudar a más personas, lo aprovechamos. En segundo lugar, nos encanta ELAP. Cuando acabábamos de terminar la facultad de derecho, ambos tuvimos la suerte de ser seleccionados como becarios para la beca de un año en derecho de familia de ELAP, por lo que esta es una organización muy cercana y querida para nuestros corazones. Todo para decir: aumentar el acceso a la justicia en asociación con nuestros amigos fue una obviedad.

¿Con qué tipos de casos ayudó a los clientes a través de este programa?
Hemos podido ayudar a los clientes con una amplia variedad de problemas legales, incluida la solicitud de órdenes de protección contra la violencia doméstica, ayudar a los sobrevivientes a defenderse de las órdenes de protección abusivas, abordar las violaciones de las DVPO por parte de los abusadores (ya sea mediante discusiones informales o acudiendo a los tribunales ), ayudando a las personas a presentar sus casos e incluso intentando que se anule una sentencia en rebeldía (solicitada de manera fraudulenta). Si no fuera por este programa ELAP, muchas de estas personas habrían tenido grandes dificultades para navegar por el sistema judicial, hacer cumplir sus órdenes judiciales o encontrar seguridad.

¿Cómo ha cambiado su trabajo esta pandemia? ¿Puede destacar algunos desafíos y oportunidades que ha experimentado?
COVID ha creado una gran cantidad de nuevos desafíos al trabajar con sobrevivientes y también ha presentado algunas oportunidades únicas. En el lado de las cosas orientadas al cliente, hemos visto desafíos con respecto a cómo y cuándo nos comunicamos. Antes de COVID, los sobrevivientes que planeaban dejar el hogar familiar, pero que aún vivían con su abusador mientras arreglaban su partida, a menudo podían encontrar tiempo para hablar o enviarnos un correo electrónico mientras ellos o su abusador estaban fuera del hogar (a menudo en el trabajo). Sin embargo, con COVID se produjeron casos generalizados de personas que trabajaban desde casa. A su vez, vimos sobrevivientes con ventanas de oportunidad cada vez más limitadas para hablar con nosotros. Esto es algo de lo que hemos tenido que estar muy conscientes: tener llamadas y comunicaciones cuidadosamente programadas durante los momentos en que el cliente se siente seguro o cuando es menos probable que su abusador lo escuche.

De manera relacionada, a la luz de COVID, ya no nos reunimos con los clientes en persona. Esto ha presentado sus propios desafíos a medida que trabajamos para establecer y mantener la confianza y la seguridad con clientes que nunca nos han conocido. Somos muy conscientes de que, para la sobreviviente, hablar sobre violencia doméstica con un extraño por teléfono o una videollamada puede resultar especialmente difícil e intrusivo. Hacemos todo lo posible para mejorar esto abordando las conversaciones con los sobrevivientes de una manera excepcionalmente solidaria y sin prejuicios. En el lado de la cancha, los procesos cambian constantemente, por lo que la forma en que hacemos algo el lunes puede ser totalmente diferente para el martes. Esto es complicado incluso para los abogados experimentados; es absolutamente imposible para las partes no representadas que están experimentando un trauma.

Una feliz consecuencia de COVID es que las audiencias se llevan a cabo por teléfono, por lo que los sobrevivientes no se ven obligados a estar en una habitación con su abusador. El sobreviviente ya no corre el riesgo de toparse con su abusador en el estacionamiento o en el ascensor de camino a la audiencia. El sobreviviente ahora puede transmitir sus experiencias y temores al comisionado o al juez sin que su abusador esté a solo unos metros de ellos. Todos nuestros clientes han estado increíblemente agradecidos por esto.

Elena Yager y Jessica Lewis son abogadas y codirectoras ejecutivas de Fundación de Defensa del Noroeste.

X